Descenso en canoa del sella

Con esta entrada no me estoy refiriendo al Descenso Internacional del Sella, del que algún día ya comentaré algo, sino que hoy he bajado el Sella en canoa con unos amigos.

La verdad es que es un recorrido que merece la pena: hay buenos paisajes, te lo pasas muy bien con los “rápidos”, con la gente cuando chocas canoa con canoa, cuando haces el pijo… Es una buena excusa para pasar un buen día con los amigos y echarte unas risas.

¿Lo malo? Que los 16 km de recorrido se hacen larguísimos, uno llega con los brazos reventados de tanto remar y te desesperas al contar los puentes que quedan hasta la meta (que es el método que te enseñan para que sepas cuánto te queda de recorrido)

Recomiendo llevar calzado fuerte y que no te importe perderlo (por si se lo lleva el río o llega hecho un desastre), ropa para cambiarse, toalla, una camiseta para hacer el descenso (a veces el chaleco salvavidas roza un poco) y crema solar.

Hay más alternativas por la zona, podéis dar una vuelta al mirador del Fito, que tiene unas vistas de infarto, una carretera que hará las delicias a los aficionados ciclistas de los puertos de montaña y el aire puro. Lo conocí por una equivocación pero no hay mal que por bien no venga.

CC BY-SA 4.0 This work is licensed under a Creative Commons Attribution-ShareAlike 4.0 International License.