Category Archives: Personal

Moved my Igalia related posts to a new blog!

This is a post to mention that I moved all my Igalia-related posts to a new blog (this one) just in case you are interested on those topics!

My new blog is statically generated by using Jekyll, which is great to reduce administration time, bandwidth and also to avoid the periodic WordPress updates… it should be more secure than this one!

About what I am going to do with this blog and its hosting, perhaps I will post again about personal things happening on my life or… just make it rot until I remove it. I have not decided yet 🙁

The blog is dead, long live the blog!

A great year has passed

Exactly one year ago, it was my first day as Igalia employee. I had arrived from Geneva some days before, I had rented an apartment here in Coruña the day before. I was very nervous and willing to start.

Today, I can say I am more than happy to be working for this company: I started contributing drivers upstream, I became one of the official maintainers of them, I went to LinuxCon Europe, gave talks at OSHWCon Madrid 2012 and 7th White Rabbit workshop, I learned a lot of things… but the most important thing is that I made real friends here.

Regarding my personal life, everything has been getting better last year. Living so close to my parent’s home gives me the possibility to see my relatives and friends more often. I just need to drive 3 hours and I am there!

I don’t know what is going to happen next year, but I am sure it’s going to be awesome 🙂

New GPG key

Hello lazy web,

For a number of reasons, I have set up a new OpenPGP key, and I will be transitioning away from my old one. I created a new 4096-bits key following Debian’s instructions.

At the time of writing GnuPG unfortunately defaults to a 1024 bit DSA key as the primary with SHA1 as the preferred hash. Due to weaknesses found with the SHA1 hashing algorithm Debian prefers to use keys that are at least 2048 bits and preferring SHA2.

keyring.debian.org

The old key will continue to be valid for some time, but i prefer all future correspondence to come to the new one. I would also like this new key to be re-integrated into the web of trust.

The old key was:

pub 1024D/F99DF5E2 2006-01-04
Key fingerprint = DC45 A767 9618 ACA8 FDD1 989A 5AB7 DBC9 F99D F5E2

And the new key is:

pub 4096R/F17DC343 2012-11-16
Key fingerprint = 40FF 9902 F697 5A47 EE29 7884 7FF4 BA32 F17D C343

To fetch my new key from a public key server, you can simply do:

gpg –keyserver pgp.mit.edu –recv-key F17DC343

If you already know my old key, you can now verify that the new key is signed by the old one:

gpg –check-sigs F17DC343 | grep F99DF5E2

And if you don’t have my old key then you can check the following link, and see the signatures done with my old key (F99DF5E2):

http://pgp.mit.edu:11371/pks/lookup?op=vindex&search=0x7FF4BA32F17DC343

If you are satisfied that you have got the right key, and the UIDs match what you expect ( gpg –fingerprint F17DC343 ), then I would appreciate it if you would sign my key:

gpg –sign-key F17DC343

Lastly, if you could upload these signatures, I also would appreciate it.

gpg –keyserver pgp.mit.edu –send-key F17DC343

Please let me know if there is any trouble, and sorry for the inconvenience.

LinuxCon Europe 2012 experience

Last week, I have been in Barcelona attending to LinuxCon Europe 2012 and the Embedded Linux Conference Europe 2012. This was actually my second LinuxCon Europe (the first was in Prague, last year) but I was there with the same feelings that the first time!

It was very nice to find old friends there, chat with them or, even, drink some beers while talking about some funny anecdotes we shared together 🙂 Also, I enjoyed some more technical conversations we had related to real time issues, virtualization and industrial hardware.

However, the best part of these conferences is not only talk with friends but meet new ones. I had very nice talks with people from a broad range of countries, careers and interests. It’s there when you realize that you are not the only one suffering a certain problem or interested on a certain area. It definitively boosts my desire to change the world!

Thanks to Igalia for sponsoring my trip to LinuxCon Europe!

Update on my life

I know that I have not been writing frequently in my blog, however, this post will explain what happened to me during this time.

Back in February, when I wrote the previous post, I went to FOSDEM conference with my colleagues at CERN. It was great: I met a lot of people, renewed my passion about free software and pushing me to go forward.

One month later, I was training my substitutes in the Hardware and Timing section (BE/CO/HT) at CERN, preparing the removal, closing the bank accounts (only that deserves a new post), searching a new home… because I was hired by Igalia, a Spanish free software consultancy.

After 15 hours driving alone by car, I arrived the March 27th at my parent’s home from Geneva. One week later, I rented an appartment in A Coruña, Spain, where I am writing this post.

Looking at what happened during this month here, I can just say that my arrival was, after all, very good. The people here is very friendly with similar traditions of my region (Asturias), so I am feeling like home with “bonus tracks” like “Albariño” wine, octopus, among other things.

Now that you know that I am still alive, I want to start blogging again, hopefully more often, focusing in Linux kernel-related topics. Please stay tuned!

Android

No me pude aguantar más, era superior a mí… me he comprado un móvil libre con Android: el Samsung Nexus S, uno de los oficiales de Google.

Llevo ya dos semanas con el dispositivo y puedo decir que es una pasada. Si te gusta tomar notas, apuntar tareas y tener una agenda, los smartphones de hoy en día cumplen con creces con su cometido. Además que puedes jugar un poco para pasar el rato si te aburres (sagrado Angry Birds).

El móvil en sí no es gran cosa si ya estás acostumbrado a iPhones, HTCs y cosas varias. En mi caso, yo venía de usar durante 2 años un Nokia 5800 Xpress Music con Symbian (muy bueno y barato en su época). Nada más jugar con Android, noté un cambio un poco drástico pero muy gratificante.

No me quiero imaginar cómo serán los teléfonos móviles “inteligentes” dentro de dos años, pero apuesto que serán muchísimo más avanzados 🙂

 

La lavadora, los muebles y saber hablar francés

Os voy a relatar la historia de cómo conseguí la lavadora en casa.

Érase un 3 de Mayo en el que fui a una tienda que vende electrodomésticos y muebles (tipo Conforama), a encargar una lavadora para el estudio que he alquilado. Yo ya iba con la lección aprendida de qué características quería y qué precio iba a pagar como máximo.

Llegar allí, escoger la lavadora fue pan comido. El dependiente, que sabía poco de inglés, me comentó que esa no la tenían en stock, así que me decanté por un modelo algo superior que sí tenían en stock… pero me la entregaban en 15 días a mi casa. ¿No la tenían en stock? ¿15 días? ¿Y sino la tuvieran… esperaba 3 meses? 😛 Me voy a la chica de la caja registradora a pagar y a concretar la llegada de la lavadora. Tras intentar varias veces hablar en inglés, cogió por banda a una clienta que hizo de traductora entre nosotros dos… Si estás en un sitio donde la gran mayoría de la gente que te compra muebles (porque son los que alquilan/compran pisos) son gente de fuera, que no habla francés, a 2 km del CERN y que… no haya ningún dependiente que hable bien inglés… ¡cojonudo!

Entiendo que son trabajos que requiere baja titulación y los empleados no suelen estar puestos en idiomas, pero siendo la zona como es, venderían más si supieran hablar bien el idioma de Shakespeare.

El caso es que la semana siguiente volví a encargar unos muebles que me gustaron de su catálogo que, por cierto, está muy bien. También los tenía escogidos y apuntadas las referencias porque ya me sabía la historía del idioma. Así que el mismo chaval de la semana anterior, me los encargó y me lo cobró la misma chica. La mayoría de los muebles los tenía en stock (sí, esperar 15 días a por ellos xD) y un sofá pues no lo tenían. Ahí averigüé que tenía que esperar un mes a que me lo fabricaran y me lo mandaran… Podría ir a otro lado en Suiza, pero viendo que si voy a Ikea, por ejemplo (que está a 40 km), puedo tener problemas en aduanas si me cogen, por lo del pago de impuestos, pues paso de complicarme la vida y les dije que sí. Para el caso, no es algo que necesite para vivir como sería una cama, por ejemplo.

Volviendo a la lavadora, pues pasaron las 2 semanas y dos mozos me la subieron a casa. Los chavales, por supuesto, no tenían ni idea de inglés, entonces me comentaron entre gestos que el desagüe le faltaba una rosca. Yo les comenté como pude que así me lo dejó el inquilino anterior y no tenía ni idea de si es así o no, sólo había una pieza de plástico que salía del mismo y ahí enchufaron la manguera como pudieron, a presión sobre el plástico.

Tras encender la lavadora, se dieron cuenta que cogía agua bien, pero que no la echaba. Intentaron explicármelo en francés y, tras varios intentos fallidos, llamé a mi jefe que hizo de traductor entre ellos y yo. En vez de comprobar el desagüe, me dijeron que era que estaba mal la lavadora y que me ofrecían tres opciones:

a) Pedir otro modelo de lavadora. Esperar 15 días.

b) Pedir el mismo modelo. Pero tenían todas reservadas así que me cogía la de exposición. A cambio, seguramente tendría un descuento (ellos no eran quien para ofrecérmelo) y que me la montaban esa misma tarde.

c) Devolución del dinero.

Como tenía mucha ropa que lavar y lo necesitaba ya, la lavadora de exposición está nueva por dentro (no es como una TV o un ordenador que están encendidos todo el rato) y que supuestamente me caería descuento… les dije que sí. Así que fui a la tienda a formalizarlo.

Al llegar allí, me atendió el encargado que sabía ‘a little bit’ de inglés y acabó hablandome en “frenchglish”. El caso es que me dijo que ya estaba todo listo y que me la podía llevar en mi coche…

– ¿Cómo? Yo pagué por el transporte, me la lleváis vosotros.

– No sé si podremos…

– ¡Pero si me dijeron los transportistas que podían llevármela dentro de una hora!

– Ah…. bueno…. si es así…

El caso es que del descuento ni palabra y me intentaba encasquetar el llevarla… En fin, al final los transportistas cumplieron, a la hora estaban en mi casa y la montaron, llevándose la otra.

Por supuesto, la cosa seguía igual. Pero ellos me dijeron que estaba todo bien… así que seguí las instrucciones e hice un primer lavado sin ropa. Tras 15 minutos funcionando, la lavadora empieza a parpadear, pitar… la de Dios. Por lo que tuve que reiniciarla literalmente. Tras comprobar que el tambor tenía un montón de agua, llamé a mi padre para ver qué se le ocurría que era, y me dijo que mirara el desagüe por si estaba tupido, que por otro lado, era la opción más lógica.

Lo desmonto y veo que estaba todo bien, lo limpié por si acaso y lo volví a poner. Cojo la manguera de la lavadora y la pongo en el fregadero… echándome la lavadora todo el agua del tambor. Todo preocupado miro el sitio donde engancharon la manguera y… ¡el trozo de plástico era un tapón!

El tapón era similar a este...

Al retirar el tapón, apareció la tan ansiada rosca que ellos me preguntaban y todo funcionó como debía. Así que ya pude lavar la ropa y todos contentos. Que no lo sepa yo… vale, pero unos tíos que se dedican a llevar electrodomésticos a casas…

La semana que viene supuestamente me llegan los muebles, pero éstos me los montaré yo. Espero que todo vaya bien.

Una cosa más, como ya me pasó lo mismo muchas más veces, os dejo un consejo: si le preguntas a alguien si sabe hablar inglés y te contesta ‘a little bit’… eso quiere decir que no tienen casi ni idea pero les da vergüenza admitirlo.

Esta semana por fin empezaron las clases particulares de francés que, visto lo visto, me van a servir de muchísimo para sobrevivir en estos lugares.

Au revoir!

¡Por fin con Internet en casa!

Ahora que ya me llegó el paquete de Orange con la Livebox y el decodificador para la TV por satélite, ya puedo estar más tiempo conectado, ya sea chateando con mis seres queridos o bien, publicando posts en el blog más a menudo 😛

Aprovechando este post, os comentaré un par de cosas curiosas del pack de Orange. La primera es que la Livebox te viene con un cd para configurarla desde windows o desde mac, pero desde GNU/Linux el procedimiento es el siguiente:

  • Conectas el cable ethernet que viene en la caja en la livebox y a tu ordenador.
  • Esperas a que te de una dirección por DHCP y te conectas a 192.168.1.1.
  • El usuario es ‘admin’ y la clave (que no viene en ningún lado, por cierto), es ‘admin’ xDDDD

Una vez dentro configuras todo a tu gusto (recuerda cambiar la contraseña de admin) y listo.

Para usar el decodificador de TV, tienes que enchufarlo a la antena parabólica (por supuesto), introducir una tarjeta que te proporciona Orange en una ranura disponible para ello, conectarlo por un cable ethernet (también proporcionado) a la Livebox y, finalmente, usar un euroconector (disponible) o un cable HDMI (tienes que tenerlo tú) a tu TV. Una vez hecho esto, enciendes el aparato, que se conectará por Internet y hará unas comprobaciones. Finalmente, detecta todos los canales (en mi caso 384 canales) y ya lo puedes usar como un decodificador TDT normal y corriente.

La verdad es que es un procedimiento sencillo de realizar y bien documentado (menos la parte de GNU/Linux).

Ahora que tengo Internet, TV, teléfono… me faltan los muebles 🙂 Pero eso ya será motivo para otro post más adelante.

Odisea bancaria

En mi primer día de trabajo en el CERN, tuve que abrir una cuenta bancaria. Ellos te recomiendan UBS, ya que tienen las oficinas dentro de la parte suiza. La verdad es que rellenas un folio con tus datos, te acercas a la oficina y en 5 minutos marchas con tu cuenta… todo lo contrario que en Francia.

Para poder domiciliar los recibos para el estudio que voy a alquilar, tenía que hacerme una cuenta bancaria en Francia. Escogí Crédit Agricole, por ser: algo famoso (me sonaba de verlo en las carreras ciclistas xDDD), tener oficinas en todos los pueblos, tener una oficina en el sitio francés del CERN (donde yo trabajo). Fue llegar a la oficina de Prévessin y la primera en la frente: no había nadie que hablara inglés.

Me quedé de piedra. Estoy en las oficinas del CERN, con más de la mitad de la gente que no es francófona y… ¿no tienes a nadie que hable inglés? Por lo visto debía de estar de vacaciones y me mandaron venir otro día. Para no perder el tiempo, ya me avisaron de los papeles que tenía que traer, a saber: 3 nóminas (imposible, llevo sólo 15 días aquí), 3 recibos bancarios en un banco francés (a ver chavales, que quiero abrir mi cuenta para tener recibos xD), contrato de arrendamiento del estudio (en ese momento no lo había firmado aún) y una fotocopia del carné de identidad o del pasaporte.

Yo todo preocupado, pensando que no iba a poder abrirla y al final todo se quedó en: presentar el contrato del CERN, una factura-proforma del hotel diciendo que tenía vivienda hasta el 1 de Mayo siendo ésto tanto el recibo como lo de arrendamiento.

Al final, en el día que quedé con el chico que hablaba inglés, estuvimos una hora firmando papeles y diciéndome las comisiones que había: que si 6€/mes por tener la cuenta abierta, que si no puedo sacar más de X dinero semanalmente, que si quiero Visa o Mastercard, que si te doy talonario, que no se te ocurra usar la tarjeta de crédito francesa en Suiza, que si…

No obstante, la odisea no acabó allí. Volví una semana después para hacerme el seguro del hogar con el banco (así me ahorraba de jaleos con las empresas de seguros) necesario para poder alquilar el estudio, tras hablar y ver diferentes prestaciones, me decidí por uno que vale unos 130€ al año y que me cubre bastante bien. Además, me sugirió pagar 5.50 €/mes para ofrecerme una protección legal con abogados que hablen en inglés conmigo. Tras pensármelo, le dije que sí, por lo menos al principio tras las historias que me contó la gente con las compañías de agua, gas, electricidad e internet. Cuando tenga esta última parte resuelta, caerá casi fijo otro post sobre ellas, ya que luego nos quejamos de las compañías en España y en todos lados cuecen habas.

Tengo pendiente otra visita más a este mismo banco (no aprendo chico xD) para enterarme por cuánto me sale el seguro del coche. No obstante, es algo que ya se verá en el futuro.